¿Qué protección solar conviene elegir para la alta montaña?
  Jueves, 13 de Julio de 2017

LOS PELIGROS DE LA EXPOSICIÓN SOLAR
 

La intensidad de la radiación solar se multiplica por 1,5 a 2500 m y por 2,5 a 4000 m respecto del nivel del mar. Esto significa que la exposición a la radiación solar es mucho más fuerte y los UVB, presentes en una cantidad mucho mayor, son especialmente nocivos. Además, la nieve refleja entre un 80 y un 90% de los rayos solares (en lugar del 20% sobre terrenos sin nieve).


Atención: incluso cuando está cubierto, el sol resulta peligroso en la montaña, ya que las nubes no filtran todos los rayos ultravioleta. Por ejemplo, un 50% de los rayos atraviesa la niebla. Y cuando se encuentra dentro de una nube a gran altitud, la difracción de la luz produce una radiación intensa.

 

LAS PATOLOGÍAS MÁS CORRIENTES

  • La fotoqueratitis u oftalmia de las nieves, que se debe a la erosión de las células que cubren la córnea debido a una exposición prolongada a los rayos UVB.
  • La eritropsia, que es el agotamiento de la retina tras una exposición prolongada a una simulación luminosa intensa
  • El síndrome del «White out», congelación del ojo o de los párpados asociada a la práctica deportiva con frío extremo y una mala protección ocular.
  • Congelación de la córnea, como su propio nombre indica. Puede provocar necrosis irreversibles si no se trata enseguida.

 

Estas patologías ponen de manifiesto dos grandes funciones indispensables de las gafas de sol de montaña. Hay que detener los rayos UVB y cubrirse el rostro para protegerse los ojos del frío. 

 

PRESENTAMOS NUESTRAS SOLUCIONES

 

Las tecnologías de lentes para alta montaña:


MÁS CONSEJOS